Síguenos:
Noticia Ampliada
Noticias/
Inicio /
 

De la mano de Dios, así sueña Sandra con ganarse los millones para arreglar su negocio

NOV / 14 / 2018

Sandra Margarita Mercado, vive en el barrio 450 en Valledupar. Desde hace dos décadas se dedica a embellecer a los demás, a hacer que los otros luzcan un buen estilo en sus cabellos, uñas y rostros, ella es una avezada estilista de oficio, pero también es una audaz soñadora de corazón.

La suerte le ha sonreído más de dos veces y aún retiene nítido en su memoria el día en que vio uno de sus principales sueños hecho realidad. De aquella feliz mañana hacen ya 16 años, cuando Sandra y sus tres pequeños recibieron las llaves de un rancho propio. A la en ese entonces madre soltera que peleaba por sacar ella sola adelante a sus tres hijos, la vida la premió con una vivienda de interés social.

Sandra se instaló llena de esperanzas y sueños por cumplir, en ese modesto rancho de una sola pieza en donde dormían ella y sus tres retoños. Paso a paso y gracias al esfuerzo mancomunado de la familia, el pequeño ranchito fue creciendo, ampliándose, tomando la forma de los sueños de todos, porque esta familia aprendió a soñar unida. Con los años, la familia y los sueños crecidos, la casa se fue ampliando al ritmo que le tocaba la misma vida. Porque toda mujer aguerrida sabe bailar al son del tango que le toquen.
Sandra ha pasado por mucho, un amor que se marchitó pronto, luego llegó la soledad, el trabajo duro, la responsabilidad de la maternidad en soltería, también le tocó hacerle frente a la enfermedad y pese a todas esas vicisitudes, nunca se dejó amilanar y en medio de su lucha por sacar adelante a sus tres tesoros, volvió a tocarle la puerta el amor, de eso hace ya dos lustros y de golpe floreció la esperanza, la compañía y los intereses compartidos. “Siempre he ido de la mano de Dios, perseverando, buscando los sueños y dando todo de mi”.

Su compañero es un avezado soldador y entre los dos, trabajan duro para poder sacar adelante el pequeño refugio que han venido construyendo con el sudor de sus frentes. Para ayudarse en la economía familiar, Sandra, además de intervenir la apariencia de sus clientes, también le mete corazón y sazón a su cocina. Cada quince días prepara unos almuerzos especiales y colectivos que ofrece en un reconocido fondo de empleados de la ciudad.

Hace varios años Sandra manejaba un próspero salón en el Centro de la ciudad, pero algunos problemas de salud hicieron que trasladara el salón y la misma clientela a su propia casa y desde entonces se ha preocupado mucho más por las cosas del hogar. “Desde que trasladé el negocio para la casa me he preocupado mucho más por arreglarla, por tenerla bonita, estar pendiente de cada cosa que falte”. 

Iba en un taxi camino a la iglesia cuando recibió la buena nueva de que ella y su familia resultaron beneficiaros de la campaña “Sueñamillones. Millones para cumplir tus sueños” de Brilla. En el momento en que recibió la llamada no lo podía creer y le fue casi imposible salir del asombro y no es para menos, ella y su familia resultaron beneficiados entre miles de usuarios en todo el departamento del Cesar, les resultó más que una bendición y el asombro le dio paso a la dicha, a la felicidad.

“Enseguida llamé a mi marido, llamé a mi hija, llamé a mis hermanas para contarles la buena noticia. La verdad es que de la emoción casi ni he podido dormir. Si llegó a ganar el premio de los 20 millones ayudaría a mi mamá con su casa y también arreglaría aquí. El techo, acondicionaría el patio y si alcanza hasta pondría un plafón. También trataría de arreglar mi negocio que me hacen falta todavía unas cositas”. 

Para Dayana Escorcia, la hija mayor de Sandra, su madre es merecedora del premio de 20 millones en materiales para la construcción y electrodomésticos, porque es una mujer muy luchadora, perseverante, “ella es una mujer que cada día se propone metas y las consigue, ha sido el pilar de nosotros. Ella quedó sola con tres hijos y los sacó adelante, aquí estamos nosotros, todos somos estudiantes, profesionales de alguna manera gracias a ella”.

Dayana agradece a su madre la crianza que les dio porque les pudo transmitir con su ejemplo un valioso tesoro que se traduce en los valores y principios en los que se fundamenta hoy en día su vida. “Ella es mi héroe y mi mejor espejo. Por eso estoy segura que ella se merece este premio más que nadie”.
Sandra sueña millones desde su pequeño negocio al que quiere ver mucho más pulido, incluso con mejor estilo del que se precian los clientes que la visitan a diario para hacerse un cambio a veces pequeño, otras modesto, incluso extremo, igual al que ella sueña ver materializado en su vivienda y en su pequeño local, en el caso de que la fortuna le vuelve a sonreír, esta vez con 20 millones de razones que le ha traído Brilla hasta la puerta de la casa.


 

Más Noticias
Conoce más sobre...
Haz clic aquí y conoce más sobre nuestros microseguros.
 
Haz que tu futuro brille, nosotros te financiamos la matrícula.
 
Dale clic y sorpréndete con el valor de tu cupo disponible.
 
 
Enviando...
© Todos Los Derechos Reservados - Brilla - Colombia